Enviar material: aerosolweb@gmail.com

Dash Snow

*este artículo no es mio lo encontré en esta web.
Hace un par de semanas, la revista New York Magazine dedicaba la portada y un amplio artículo de 12 páginas al “artista” Dash Snow y sus dos amigos del alma Dan Colen y Ryan McGinley. Debo reconocer que yo no tenía ni idea de quienes eran estos tres “celebrities” de la escena downtown nuyorkina. El artículo me enganchó desde el primer minuto y no pude dejarlo hasta que lo había leído de principio a fin. Ese fin de semana hable del artículo con todos mis amigos y ahí es cuando descubrí que mucha gente sabía quien era Dash, pero mucha otra no tenía ni idea como yo.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Dash tiene 25 años y es “artista”, aunque no le gusta que le llamen así porque el no se considera tal. Dash no fue a la escuela ni estudió arte ni nada que se le parezca, pero, paradojas de la vida, proviene de una familia muy adinerada y conocida en EEUU por ser los Medici a la americana: el clan De Menil. Sin embargo Dash no tuvo una infancia fácil, por elección propia, todo sea dicho. Decidió convertirse en un graffitero/vándalo siendo un niño y cuando sólo tenía 13 años fue encarcelado por primera vez. Pasó su juventud entrando y saliendo de la cárcel, haciendo graffitis, robando, tomando alcohol y drogas en cantidades ingentes y viviendo al límite. Un día robó una Polaroid y decidió empezar a tomar fotos durante las noches de juerga para poderle poner cara a los habituales blackouts de sus borracheras. Cuando recuperaba la sobriedad al día siguiente quería saber donde había estado y con quien, sin ningún tipo de objetivo artístico. (Aviso, muchas de las fotos son bastante desagradables.)

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Entonces conoció a Colen y McGinley, dos estudiantes de arte de RISD y Parsons respectivamente. Ellos fueron los que vieron potencial artístico en Dash y le animaron a exhibir su “arte”. Tal es la obsesión que tenían, y tienen, con Dash que incluso le han convertido en el centro de atención de muchas de sus obras, casi como una musa. De todas maneras, el sentimiento popular es que Dash no sería nadie sin ellos dos, ellos son los que han creado el mito.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Dash empezó a hacer collages y a ensayar con su propio esperma y su primera exhibición llamada “Fuck The Police”consistía en recortes de periódicos con noticias de policías corruptos cubiertos de su esperma a modo de spray. A Dash le gusta explorar los efectos de las distintas secreciones de su cuerpo sobre el papel.El artículo gira sobre el hecho de si lo que hace Dash debería ser o no considerado arte y de la línea tan delgada que existe entre odiar profundamente a este personaje o venerarlo como hacen muchos en New York. Yo digo, que cada uno lea el artículo y después emita su juicio.

4 comentarios:

sue975 dijo...

bravo!

rayaoh dijo...

considerar artista a este tipo depende de cada uno, lo que sí está claro es que no era nada nuevo eso de usar el esperma para las obras, ya que marcel duchamp, célebre dadaísta de la vanguardia, ya usó este método para la realizacíon de una de sus obras...

Freaky Angel dijo...

son sus gustos, fue su eleccion..
xD ademas, este blog esta virgo!

coco dijo...

y ahora se acaba de morir de un sobredosis de caballo, por lo cual se convertirá en fantasma superestrella. no sé, que descanse en paz, etc. pero la verdad es que cuando veo su obra y la de su quinta, no veo ni vanguardia ni ninguna gran provocación, veo más de lo mismo--- niños ricos rubios y confundidos escapando la comida familiar en barrios pijos de nueva jersey y connecticut, haciendo fetiche de un pasado que no era lo suyo (y aunque hay algunos que lo viven hoy en día, no son ellos...) generalmente mostrando lo nepotismo en el cual se basa mucho de la escena allí; cabe destacar que la foto que hizo famoso a ryan mcginley fue un desnudo de una chica joven y rubia --- más clásico en el léxico de arte pop estadounidense que una tía rubia y buena desnuda no hay---

Publicar un comentario

Para poder comentar tienes que registrarte en: openid.es